Tiempo, de Rüdiger Safranski


El tiempo nos atraviesa. Está presente en nuestra conciencia, pero mucho más fuera de ella o en lo profundo del inconsciente, determinándonos. Es difícil o imposible de definir (basta con hacer la prueba, aunque en principio parezca sencillo). Lo curioso es que, quizás, el tiempo no exista. Que, pensándolo bien, no sea sino una creación humana, un intento, uno más, de controlar la incertidumbre, el imponderable y de imponerse a la muerte. Hemos quedado atrapados en nuestra propia creación, ella se ha infiltrado en todos los resquicios de nuestra vida. En la producción económica, en nuestros vínculos, en todos los ámbitos de la existencia. Hablamos de ganarlo, perderlo o ahorrarlo, como si fuera tangible. “Time is money” es la consigna que nos apura para no dejar “tiempos muertos” en ningún orden de la vida, so pena de estar perdiendo algo importante, de estarnos malogrando. Así, no nos permitimos aburrirnos. Es que el aburrimiento nos pone cara a cara con el tiempo, con su quietud angustiante. Entonces huimos para llenar minutos y segundos con lo que sea, con actividad frenética, que obstruye el pensamiento.

Se puede seguir y seguir reflexionando acerca del tiempo y, desde él, acerca de casi todo lo que vivimos, lo que nos rodea, lo que nos inquieta, lo que nos angustia o esperanza. Esperanza viene de esperar. No habría noción de espera sino hubiésemos inventado el tiempo. Se espera en el tiempo. Se recuerda en el tiempo, viajando hacia atrás por él. Se proyecta en el tiempo, imaginando futuros. Y se siente, gracias a él, la fugacidad inatrapable del presente.

El brillante filósofo alemán Rüdiger Safranski ha escrito un ensayo de notable originalidad, profunda inteligencia y bellísima escritura que se titula precisamente Tiempo (así de breve, contundente y sencillo) y acaba de publicarse en castellano. Su lectura es un ejercicio apasionante, una invitación a pensar y es, por momentos, la confrontación con ideas que estremecen. Porque reflexionar sobre el tiempo es confrontar con la eternidad (¿qué es, cómo pensarla sin sentir vértigo?), con la muerte (¿es el final absoluto, sigue el tiempo después de ella?), con el sentido de una vida que es finita (finitud, una expresión del tiempo). Desde su análisis del tiempo, Safranski examina la globalización, el arte, los modelos de vida vigentes, la política, el capitalismo, el origen del universo, la filosofía, la ciencia. Lo hace con un pensamiento siempre asombroso y deslumbrante, como el de quien ha dedicado largo tiempo (valga la paradoja) a la exploración de este tema que, al estar tan naturalizado, dejó de ser motivo de reflexión, pero es la materia prima de la cual estamos hechos.

Tiempo, de Rüdiger Safranski, es una de esas lecturas que pueden marcar para siempre el pensamiento, la cosmovisión y la forma de vivir de quien se acerque a esta obra con la mente abierta, dejando afuera ideas preconcebidas, atreviéndose a explorar un territorio para el cual no hay mapas. Una obra mayor y única que refulge con mayor esplendor en una época signada por la fugacidad, el apuro, la ansiedad, la angustia existencial, la levedad, lo efímero. Es decir por los atajos que, en el afán de huir del tiempo, llevan a ninguna parte.


Comentarios

Hay 0 comentarios en este artículo

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son requeridos. Si queres que aparezca tu imagen, registrate en gravatar con el mismo mail que usas acá.