La responsabilidad sexual no tiene sexo


Fue necesario que decenas de miles de mujeres murieran a causa de abortos clandestinos y que existiera una inabarcable cantidad de hijos no reconocidos (nacidos sin que su padre se enterara o sin que lo aceptara) antes de que la ciudad de Buenos Aires (sólo ella, no todo el país) contara con una Ley de Salud Reproductiva.

No me interesa discutir las falacias fundamentalistas de quienes, autoproclamándose "defensores" de la vida, ignoran aquellas muertes y desprecian esos destinos sufrientes. Lo que me pregunto es: ¿qué efecto producirá esta ley en la conciencia de los varones? Y se me ocurre desglosar este interrogante general en una serie de preguntas más específicas:

  1. ¿Acudirán los hombres a los hospitales y establecimientos de salud a informarse sobre métodos anticonceptivos?
  2. ¿Más allá de que el texto de la ley lo dice, perciben que ella los involucra?
  3. ¿Se ampliará su conciencia acerca del papel y la función que les corresponde en la gestación y crianza de un hijo?

Estas preguntas nacen de un hecho que registro con frecuencia en mi trabajo con hombres. Escuché a algunos varones decir: "Yo no tengo por qué cuidarme, supongo que de eso se encarga ella". Y de la boca de otros oí: "No la acompañé al ginecólogo para averiguar por el mejor método anticonceptivo porque creo que hubiera sido entrometerme en algo muy privado de ella, como es su cuerpo". La primera frase presenta una concepción machista sin metáforas, brutal. La segunda es aun más peligrosa, porque disfraza esa concepción detrás de una apariencia "progresista", de supuesto "respeto" a la mujer. Ambas coinciden en un punto: el abandono masculino de la responsabilidad en la sexualidad.

A los varones se nos ha inculcado y estimulado una actitud sexual productiva: cuantas más mujeres, cuantos más orgasmos "al hilo" (con frecuencia fantaseados), cuantos más centímetros de erección, mayores pruebas de "masculinidad". Con ese criterio, todo el registro sexual del varón se concentra entre la base y la punta de su pene, ni un milímetro más. Y queda desconectado de todo registro emocional, de toda intimidad sensible, así como de toda responsabilidad por lo que ocurre a partir de la eyaculación. "De mis espermatozoides que se haga cargo ella, una vez expulsados de mí, ya no son míos", parece ser la consigna que la mayoría de los varones tiene incorporada a través de una "educación" transmitida de generación en generación.

Una mujer muerta en un aborto clandestino (de esos que los fundamentalistas alientan, porque en su estrecha mente lo que no se ve no existe) es una madre potencial desaparecida. Un hombre que no se hace cargo de un hijo que contribuyó a gestar ("porque ella debió haberse cuidado") es un agujero negro y doloroso en la vida de ese hijo. Ojalá la Ley de Salud Reproductiva pueda tener, en el tiempo, a través de sus posibles aplicaciones educativas, estos efectos residuales en los varones:

  1. Una mayor indagación en la propia sexualidad.
  2. Como consecuencia de lo anterior, una transmisión hacia los varones de las próximas generaciones de otros modelos de vinculación con la mujer y de responsabilidad con el hijo.


Comentarios

Hay 3 comentarios en este artículo

  • Lisandro

    Por Lisandro

    Me parece que tu solución pro-aborto es muy simplifiquista. Si vos fueras ese bebe abortado y otro decide si vivis o no creo que no pensarías asi. Ese feto que es asesinado sin dejarlo decidir si quiere vivir o no es un persona aunque no lo creas o ¿vos naces de un huevo? ¿no naces como un feto? Me parece que hay otras soluciones para el aborto, quizas requieran mas recursos y acompañamiento, hay miles de papis que darían cualquier cosa por un hijo y vos con esa postura reduccionista de la vida le quitas el sueño.

  • Luis

    Por Luis

    Hombres y Mujeres debemos de aprender a aceptar la responsabilidad del ejercicio sexual. Ni el hombre debería ''correr'' porque ''mis espermatozoides ya los eche, ´¡allá ella que se haga cargo del producto!'', ni la mujer descuidar el cuidado de su cuerpo y de su sexualidad. La sexualida no tiene por qué tener genero-aunque así nos los inculcen a los varónes y mujeres-, la sexualidad es un regalo, una forma de disfrutar el cuerpo con la pareja o a solas. Pero no olvidemos que hay muchas parejas que tienen ''embarazos no deseados''´, no sólo por una de las partes, sino por ambas. Si coincido en que los varones seguimos pensando que embarazar a una chica en una aventura ''no es responsabildiad'' nuestra, pero sí lo es, desde el momento en que eligimos tener sexo con esa persona-aún conociendo las consecuencias del acto por jugarle al machito- debemos de estar concientes de lo que pued eimplicar-además de las e.t.s- hay que cambiar eso cuanto antes si no queremos seguir ocasionando ''sorpresas'' en aras de una ''masculindidad'' que se mide por el numero de embarazos no deseados y de paternidas irresponsable. Saludos desde México.

  • norabortolin

    Por norabortolin

    Reflexiono, noto, desde mi vison subjetiva, opino humildemente, porque desconozcoel tema, solo PREGUNTO Y REFLEXIONO, por que el "prematuro" alejamiento de la reponsabilidad paterna y materna, en en caso de matrimonios, que como proyecto de vida han pensado en tener hijos los que luego y en algunos casos son cuidados por otras personas, Pregunto nuevamente , es necesario la presencia materna y paterna, para que los niños crezcan sanos y maduros, el tema es complejo,no lo conozco...pero solo necesito expresarme, creo que es complejo por que en este tema intervienen muchas variables, culturales, sociales, cosmosivion de la vida,"casi ausencia de valores vividos", Modelos de vida y ejemplos, creo que son inumerables los factores y demasiados profundos.Gracias Señor Sinay porque dejar este espacio.Profundamnte agradecida, la lectura de sus libros y sus notas son un verdadero "alimento nutricio" para poder crecer como persona y seguir con este camino del "autoconocimiento".Nora Claduia Bortolin.Docente.Psicopedagoga y Profesora en Psicopedagogia.

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son requeridos. Si queres que aparezca tu imagen, registrate en gravatar con el mismo mail que usas acá.